El nuevo country manager de Betterfly en Brasil, Caio Ribeiro. Foto: Divulgación.
Negocios

Primer unicornio social de América Latina, Betterfly quiere cerrar 2022 con 2 millones de usuarios en Brasil

Según el country manager de la startup en el país, Caio Ribeiro, Betterfly ya tiene dos oficinas en Brasil, una en São Paulo y otra en Río de Janeiro, y está contratando a un ritmo acelerado

Read in englishLer em português

Operando comercialmente en Brasil desde hace dos meses, la chilena Betterfly, la primera startup y B-Corp en alcanzar el estatus de unicornio en América Latina, tiene objetivos audaces para el país. En una entrevista con LABS, el country manager de la empresa en Brasil, Caio Ribeiro, dijo que el objetivo de la empresa es cerrar 2022 con 2 millones de «vidas» atendidas en el país – una pequeña parte del gran objetivo a mediano plazo de la startup, de alcanzar a 100 millones de vidas en toda América Latina para 2025.

Fundada por los hermanos Eduardo y Cristóbal della Maggiora, en 2018, en Santiago, la startup se llamó originalmente Burn to Give (una alusión a las calorías gastadas y su reversión en donaciones). Al expandir el concepto más allá de la actividad física y la dieta, añadiendo un seguro de vida y otros servicios de bienestar físico y mental, el nombre cambió, en 2020, a Betterfly (una referencia al “efecto mariposa positivo” que la startup espera generar).

La startup — que no es una insurtech, sino un marketplace de seguros de vida y servicios de bienestar — vende estos servicios a empresas que quieren ofrecerlos como un beneficio a sus empleados. Para ello, las empresas pagan a Betterfly una cuota mensual por empleado. En Chile, el monto de esta cuota oscila entre los CLP 2.990 del plan básico y los CLP 4.990 del plan plus. En Brasil, la tarifa mensual empieza en BRL 19,90.

La experiencia Betterfly está gamificada. Por lo general el servicio inicial que adquieren todas las empresas es un seguro de vida, pero también se acaban combinando otros servicios con los seguros. Por cada buena acción o hábito adquirido (un paseo, una terapia realizada, etc.), los usuarios acumulan puntos (llamados bettercoins), dentro de un límite diario. Los puntos acumulados se convierten en dos cosas: aumentos graduales del valor del seguro, sin costos para la empresa contratante, y donaciones a ONG y acciones de impacto social socias de la startup.

LEE TAMBIÉN: Con la estrategia “Huevo Kinder”, las startups atacan el desperdicio de alimentos

“La idea es precisamente proponer un modelo disruptivo de seguro de vida que vaya más allá de la protección financiera de nuestros seres queridos. Betterfly representa una mirada de 360° a todo el apoyo que las empresas necesitan ofrecer a sus empleados, sobre todo ahora con el regreso gradual a la oficina en esta posible pospandemia”, explica Ribeiro. Señala también que a medida que avanza la pauta ESG en las agendas corporativas, las empresas necesitan encontrar formas de involucrar a sus empleados en estos objetivos, y Betterfly es un vehículo para eso.

“Es decir, lo que tenemos como ingreso, básicamente, es nuestra licencia de uso, que las empresas compran [y pagan mensualmente] para sus empleados como un beneficio y, en una etapa avanzada [con más clientes y usuarios que alcancen los puntos posibles dentro de la plataforma], estimamos que donaremos más del 30% de nuestros ingresos, con bettercoins, a causas sociales.”

En Chile, Betterfly ya tenía más de 2.500 empresas como clientes en febrero de este año, cuando levantó su última ronda: una Serie C de US$ 125 millones liderada por la administradora de capital de riesgo Glade Brook Capital y que contó con la participación de nuevos inversores como Greycroft y Lightrock (un fondo de impacto global centrado en growth equity), entre otros. También participaron QED Investors y DST Global Partners – que lideraron las rondas Serie A y Serie B de la empresa, respectivamente.

Betterfly llegó a Brasil en junio del año pasado, pero en modalidad soft launch, atendiendo solo a las empresas que la buscaron espontáneamente o filiales de grupos a los que ya atendía en Chile, como Santander, por ejemplo. La llegada fue posible sobre todo gracias a la asociación con Icatu, el primer “proveedor” de seguros de vida en la plataforma de Brasil.

LEE TAMBIÉN: Celso Athayde lanza un fondo de capital riesgo para invertir en startups de favelas brasileñas

“Nuestra operación comercial local empezó oficialmente hace solo dos meses y mi llegada a la empresa marca este momento estratégico de expansión internacional en el que se encuentra la empresa. Estamos en un momento de inicio de los esfuerzos comerciales, presentando nuestra solución tanto a las pequeñas y medianas empresas como a las grandes empresas, que suelen tardar un poco más en decidirse a comprar una solución. Nuestro objetivo para 2022 es proteger 2 millones de vidas”, explica Ribeiro. En Brasil Betterfly ofrece seguros de vida (Icatu), meditación (Zen), telemedicina, telenutrición y telepsicología (Conexa Saúde) y personal trainer en línea (HanuFit).

Entre las ONG brasileñas que son socias de Betterfly se encuentran el Hospital Pequeno Príncipe, la ONG Ação Cidadania, la Fundacion WATERisLIFE y Trees for the Future.

“Y próximamente pondremos a disposición de nuestros usuarios un servicio de anticipo de sueldo por días trabajados, sin coste adicional”, añade Ribeiro. Esta es la solución que ofrece la fintech brasileña Xerpa, adquirida por Betterfly en septiembre del año pasado. Esta, por cierto, es solo una de las varias adquisiciones de la startup en la región.

LEE TAMBIÉN: Insurtech 180° Seguros levanta US$ 31,4 millones con la promesa de revolucionar el mercado asegurador de Brasil

Con más de US$ 200 millones recaudados en rondas hasta ahora, Betterfly también está acelerando a través de fusiones y adquisiciones (M&A). Además de Xerpa, la lista de adquisiciones de la startup incluye cuatro empresas del grupo chileno Kunder: HeyPay!, de soluciones financieras digitales; ProSueños, de tarjetas regalo digitales solidarias; Nesto, con un modelo dentro del mismo segmento que Xerpa; además de una parte de Racional, una especie de alcancía digital.

Las oficinas de Brasil (sí, ya son dos) son solo el segundo paso de la internacionalización de la startup, que tiene en su hoja de ruta de expansión internacional otros siete nuevos mercados latinoamericanos en 2022: México, Colombia, Argentina, Perú, Ecuador, Panamá y Costa Rica. El próximo año, el plan también incluye vuelos más lejanos, como Estados Unidos, Portugal y España.

“Tenemos alrededor de 100 empleados [en São Paulo y Río de Janeiro], pero estamos creciendo rápidamente, tanto es así que el objetivo — como continuidad de nuestra estrategia local — anunciado para fines de este año es duplicar la cantidad de empleados, terminando 2022 con 150 puestos. Como empezamos en un período de pandemia, trabajamos de forma híbrida y tenemos empleados también en otros estados [de Brasil]”, dijo Ribeiro.

Ribeiro aceptó la invitación para ser country manager de Betterfly a principios de este año. Hasta febrero ocupó el mismo cargo en la fintech colombiana Addi y antes trabajó durante nueve años en el sector de publicidad de Mercado Libre.

Traducido por Adelina Chaves