Marco Camhaji y Rodrigo Baer, socios gerentes del nuevo fondo early-stage de SoftBank para Latinoamérica. Foto: Divulgación.
Negocios

Rodrigo Baer, del nuevo fondo de SoftBank: “Construye un negocio. No financie en exceso su empresa”

LABS habló con uno de los socio gerentes del nuevo fondo de US$ 300 millones de SoftBank centrado en startups early-stage de Latinoamérica

Read in englishLer em português

El mes pasado, SoftBank anunció formalmente un mayor compromiso con Latinoamérica con la incorporación de dos nuevos socios: Rodrigo Baer y Marco Camhaji, ambos veteranos del capital riesgo y que “conocen los trucos” por asesorar u operar startups en América Latina durante muchos años. Sin embargo, a diferencia del enfoque habitual de SoftBank en inversiones más grandes y startups más maduras, como sucedió con el primer fondo de US$ 5 mil millones del grupo lanzado en marzo de 2019, Baer y Camhaji se centrarán por completo en las rondas Seed, Series A y B.

Hace unos días, SoftBank anunció que dispondrá al menos US$ 3 mil millones en un segundo fondo para invertir en empresas de tecnología de Latinoamérica. El fondo para startups early-stage que administrarán Baer y Camhaji, a su vez, es de US$ 300 millones.

Antes de unirse a SoftBank, Camhaji fue director de desarrollo de negocios de Amazon, donde estableció asociaciones estratégicas con fintechs en la región. También se desempeñó como CEO de Adianta, una empresa brasileña de financiación B2B que fue adquirida por Liber Capital. Anteriormente, fue fundador y socio de Yellow Ventures, donde realizó inversiones Seed en startups tecnológicas. También fue CFO y socio de Redpoint eventures, uno de los principales fondos de capital riesgo de la región.

LEE TAMBÍEN: Merama levanta una nueva ronda de US$ 225 millones liderada por SoftBank y Advent

Baer, ​​a su vez, es uno de los pioneros de la industria del capital riesgo en Brasil, habiendo liderado inversiones y asesorado a los fundadores de más de 20 startups desde 2010. Antes de trabajar como socio en Redpoint eventures, donde conoció a Camhaji, Baer cofundó Warehouse Investments, fue director de compromiso en McKinsey & Company y trabajó en Aurora Funds, un fondo de capital riesgo centrado en la atención médica en los Estados Unidos.

La semana pasada hablamos con Rodrigo Baer sobre su próxima aventura:

LABS – Para empezar, hable un poco sobre lo que lo llevó a SoftBank y sobre el trabajo suyo y de Marco como socios fundadores del nuevo fondo de SoftBank.

Rodrigo Baer (RB) – A principios de este año, decidí dejar Redpoint eventures y crear algo nuevo. Marco estaba básicamente en la misma situación, así que decidimos hacerlo juntos. Los emprendedores pueden hacer el mismo truco una y otra vez. Entonces, decidimos levantar un fondo para las rondas Seed y Serie A, etapas en las que los dos estamos más interesados. Nuestro objetivo era construir algo que aportara más valor a los fundadores, incluyendo más tiempo para apoyarlos, una cartera relativamente concentrada, apoyo táctico y orientación estratégica. Algo muy similar a lo que hace OpenView: tienen unos cuantos expertos en temas específicos y las empresas pueden activarlos cuando los necesitan.

Mientras estábamos levantando fondos, SoftBank se acercó a nosotros y nos dijo: “¿Por qué no lo hacen con nosotros? Por cierto, acerca de las tres personas que querían para apoyar a las empresas de la cartera; ahora contamos con 17 profesionales bajo la dirección de Alex Szapiro [que, desde marzo, es el head del fondo SoftBank para América Latina en Brasil] y estamos construyendo un equipo de estrellas para apoyar toda la cartera”. La propuesta nos convenció: la posibilidad de generar realmente un mayor impacto para los fundadores y ayudar a que estas empresas tengan más éxito.

LABS – Este concepto central que algunos capitalistas de riesgo [VC] llaman «servicios para los fundadores» [founder services] es interesante. ¿Su visión es tener suficientes expertos a bordo para que puedan actuar a pedido cuando las startups de la cartera lo necesiten?

RB – Sí. Pero la idea no es hacer el trabajo para las startups. Es mostrarles cómo hacer el trabajo. Funciona más bien como un grupo de consultores. Creo que las startups aún necesitan desarrollar su propia fuerza de ventas, marketing y operaciones. Hay fondos dispuestos a hacer esto para las startups. Este no es nuestro caso. Tenemos dos objetivos: acortar el ciclo de aprendizaje y hacer que las startups construyan correctamente sus empresas, o que lo hagan con el menor número de errores posible.

LABS – Su nuevo fondo es de US$ 300 millones. ¿Cuál será el valor medio o el tipo de rondas que se realizarán en los próximos meses?

RB – Sí, hay US$ 300 millones de capital para invertir. Es un gran fondo. Nos centraremos principalmente en las rondas Seed y Serie A. También haremos inversiones Serie B en empresas en las que aún no hemos invertido, ya sea porque aún no existíamos o porque nos equivocamos al evaluarlas. Probablemente invertiremos en unas 60 empresas en total – la mitad de las cuales formada por rondas Seed o Serie A, o empresas en las que ocupamos puestos en el consejo de administración.

Aún no hemos cerrado ninguna inversión, pero ya hemos evaluado cuidadosamente tres Seed y dos Serie A. Estamos trabajando activamente para cerrar nuestra primera inversión.

LABS – Desde la perspectiva de SoftBank, parece que los fondos latinoamericanos van desde la fase inicial hasta la fase final. ¿Esto es parte de la estrategia de SoftBank?

RB – La idea es operar como dos fondos independientes. No puedo hacer todas las rondas de financiamiento para una sola empresa porque eso acabaría con su captable. La idea es evitar liderar las tres – desde la Serie A hasta la Serie C. Si ese fuera el caso, fácilmente podríamos acabar con el 40% del captable. No queremos hacer eso porque no es saludable para la empresa – lo que, a su vez, no es saludable para la inversión.

Nuestra idea es invertir la mayor cantidad posible de nuestro nuevo fondo en la fase inicial, y si el fondo de crecimiento quiere invertir en estas mismas empresas, puede hacerlo. Por supuesto, estaremos encantados de facilitarlo cuando llegue el momento

RODRIGO BAER, SOCIO DEL FONDO EARLY-STAGE DE SOFTBANK PARA AMÉRICA LATINA.

LABS – Sobre la tesis de inversión del nuevo fondo, ¿qué sectores específicos están buscando y en qué tipos de soluciones piensan invertir este año y el próximo?

RB – Estamos enfocados en sectores grandes y en crecimiento, y una parte importante de la tesis se centra en los grandes problemas de Latinoamérica. ¿Cómo podemos, por ejemplo, solucionar realmente la logística, la educación, la salud, nuestra falta de productividad, nuestra burocracia, la falta de datos, las altas tasas de interés? Definitivamente en Latinoamérica no faltan los problemas. ¿Cómo podemos realmente resolver estos problemas? Aplicando tecnología.

También estamos atentos a las empresas brasileñas y latinoamericanas que son competitivas a nivel mundial. Estamos observando una aceleración masiva en empresas como Pipefy, como Pismo, que realmente están creando productos diferenciados que no tienen por qué restringirse sólo a América Latina. Pueden ser competidores globales. Queremos ayudar a estos muchachos a escalar globalmente y tener éxito en todo el mundo.

LABS – En términos de sectores que han crecido desde principios de la década de 2020, y eso incluye las fintechs así como el comercio electrónico, la entrega y la logística, el streaming y los juegos online. Supongo que algunos les interesan particularmente. ¿Cómo evalúa estos sectores y otros que van surgiendo a raíz de ellos?

RB – Creo que las “fintechs integradas” están llegando a la etapa de crecimiento. Existe una gran oportunidad para desarrollar operaciones bancarias basadas en API e incorporar nuevos servicios utilizando software; estas empresas por lo general ya han superado la etapa inicial. Además, es cierto que existen muchas oportunidades para lanzar más productos de financiamiento.

Pensando en desafíos más específicos, uno de ellos es ¿cómo podemos realmente crear una solución de “rent-to-own” para hacer posible la adquisición de una vivienda propia? ¿Cómo podemos cambiar realmente la manera en que se contrata un seguro? Los problemas de los seguros son terribles. Actualmente, hay muy poca inteligencia incorporada en los productos de seguros en Latinoamérica. El perfil de riesgo no está estandarizado, entonces, ¿cómo podemos hacer que los seguros sean más individuales, más personales para que podamos atender las mayores preocupaciones de los clientes?

¿Cómo se rediseñarán los modelos de negocio cuando pasemos de las tarjetas de crédito a una estructura más compleja? Brasil es el país más avanzado de la región en este momento, pero ¿cómo se puede lograr algo equivalente en México o Argentina? Hay mucho trabajo por hacer para permitir mejores transacciones.

LEE TAMBÍEN: NXTP Ventures, de Argentina, pionera en la inversión de riesgo en América Latina, cosecha los frutos de la evolución del ecosistema

LABS – Con respecto a las áreas de salud y educación, ¿ve alguna oportunidad en estos sectores?

RB – Muchas. En salud, la gran oportunidad es: ¿quién reinventará los planes de salud? El número de personas con un plan de salud en Brasil viene bajando. Hay 180 millones de personas en el país que dependen de un programa de salud pública que fue pensado originalmente para apoyar a menos de la mitad de ese número. Este exceso de personas debe ser cubierto y tratado por el sector privado, pero ¿cómo hacer para que sea realmente asequible y cómo controlamos los costos? La inflación en salud en Brasil ha sido del 19% anual durante los últimos años, mientras que la inflación general no alcanza los dos dígitos.

Necesitamos añadir más inteligencia a los sistemas para mejorar la eficiencia y eliminar el desperdicio. De lo contrario, no será accesible para una gran parte de la población. Pienso que este es el momento de replantear toda la industria de la salud. Como parte de ello, el auge de la telemedicina es un componente importante para crear una mayor eficiencia. Cómo sacar a las personas de las camas de los hospitales para reducir los costos y crear más de un modelo de clínica también es una gran preocupación.

Otra oportunidad es cómo centralizar los datos de la salud. Todavía no hay un sistema de registros médicos centralizado en Brasil. Todos nuestros datos están dispersos, al igual que los del resto de Latinoamérica. Ningún médico tiene realmente una visión consolidada de las historias clínicas de los pacientes. Hay muchos problemas por resolver.

Por el lado de la educación, uno de los mayores desafíos es ¿cómo resolver la escasez de desarrolladores? Esto me molesta mucho porque hay una enorme necesidad de formación y recualificación. Tenemos que averiguar cómo pasar de la vieja economía a la nueva. Hoy, nada más que en Brasil, tenemos 16 millones de personas sin trabajo. Y eso sin hablar de los otros países de América Latina, donde también hay muchas ofertas de empleo para los cuales no encuentran personas calificadas para ocuparlos. Nuestras empresas locales están perdiendo los mejores talentos, que se van a trabajar a empresas globales. Entonces, la cuestión es ¿cómo hacer que estos 16 millones de personas reciban una formación adecuada para que puedan participar en la nueva economía, asumiendo nuevos roles en cada puesto de trabajo que se abre?

LEE TAMBÍEN: HolonIQ: Las 100 edtechs más prometedoras de América Latina y el Caribe

LABS – Además de Argentina, Brasil, Colombia y México, ¿cree que otros países emergen como una oportunidad de inversión?

RB – Siempre estamos buscando. El problema con estos otros países es que están suscritos desde una perspectiva de riesgo, por lo que no hay fondos locales para las etapas iniciales. Es realmente difícil cuando no se tiene la escala suficiente para crear una comunidad que pueda generar suficientes empresas para justificar un seguimiento más activo de esos mercados. Es necesario que haya suficiente escala en un mercado local antes de que los inversores globales empiecen a fijarse en ese país.

Para mí, este es el mayor desafío. Observamos cierta actividad en Chile, pero aun así los fondos locales no alcanzaron esa escala. Colombia tampoco tiene realmente muchos fondos locales. México sí. México se beneficia también de estar muy cerca de Estados Unidos y, básicamente, todo buen fundador mexicano tiene un amigo en un importante fondo estadounidense. Podemos aportar mucho más financiamiento a México que al resto de la región.

LABS – ¿Qué opina sobre invertir en startups en etapa inicial que se centran en ESG?

RB – Resolver los mayores problemas de Latinoamérica tendrá un impacto positivo porque es un ejercicio de educación en sí mismo. Sin embargo, es importante primero optimizar el negocio y no intentar crear demasiados roles demasiado pronto. Si uno intenta hacer eso en los sistemas, en la codificación, y trata de automatizar y codificar todo a la perfección demasiado pronto, probablemente está codificando algo que no debería codificar.

Lo mismo se aplicará a ESG. Si se ponen demasiadas reglas demasiado pronto, probablemente estén restringiendo su capacidad de rotar y cambiar el modelo de negocio. De hecho, estarán dedicando su atención y energía a cosas que son importantes, pero no urgentes. Morirán si no encuentran un modelo de negocio. Encuentren un modelo de negocio y luego preocúpense de cómo hacerlo con un impacto mínimo.

LABS – Dado el escenario actual – de pandemia e inestabilidad económica -, ¿qué consejo les daría a los fundadores de startups en la etapa inicial?

RB – Les aconsejaría que se concentraran en construir el negocio. Es muy fácil para los fundadores centrarse en una gran cantidad de recaudación de fondos y obtener la máxima valoración. Todo esto está muy bien, pero es necesario construir un negocio subyacente para justificar esa valoración. Más importante aún, si toman mucho capital riesgo al principio, probablemente estén creando una empresa con mucho desperdicio. Si la economía empeora, podrían verse en una posición muy difícil porque han creado una organización que no es lo suficientemente ágil como para sobrevivir y adaptarse.

Construyan un negocio. No financien en exceso su empresa. No se dejen llevar por el entusiasmo de poder decir que recaudaron todo ese dinero, porque eso no va a servir para pagar sus facturas más adelante. Lo que paga las facturas es crear una buena empresa que estará aquí a largo plazo.

RODRIGO BAER, SÓCIO DEL FONDO EARLY-STAGE DE SOFTBANK PARA AMÉRICA LATINA.

LABS – Mirando hacia atrás – digamos hacia 2012 -, ¿el Rodrigo de esa época se sorprendería de que a fines de 2021 hubiera hasta US$ 10 mil millones en inversiones para Latinoamérica, y en sólo un año?

RB – Definitivamente me habría sorprendido. No puedo decir que no lo esperara, pero lo que siempre vemos conectado con este tipo de interés del inversionista es el factor de la madurez. Hoy, este nivel de inversión tiene sentido porque la primera generación de startups (de 2011 a 2014) ha alcanzado la madurez total. Los cheques ahora son mucho más grandes. El capital de inversión aumentará naturalmente.

Pero no esperaba un volumen tan grande en diez años. Siempre nos preocupó que pudiéramos estar limitados por el capital, pero siempre creímos que, si construíamos las empresas adecuadas, finalmente el capital crecería. Fue una agradable sorpresa el crecimiento del capital en América Latina.

LABS – Recientemente, entrevistamos a Carlos Ramos de la Vega, de LAVCA. Según él, el interés global que estamos observando ahora en América Latina ya se esperaba hace mucho tiempo. ¿Está de acuerdo?

RB – Sí. Creo que los problemas que tenemos en América Latina son, de alguna manera, mucho más reales. Por supuesto, hay grandes problemas en otras regiones del mundo, pero hoy no se ve una comunidad tecnológica tan grande desarrollando soluciones para ellos como lo vemos en América Latina. Creo que tiene que ver con la escala de nuestro ecosistema, en el que se está desarrollando una tecnología en un ecosistema con una gran cantidad de problemas que pueden resolverse con esa tecnología.

Es algo que viene ocurriendo hace ya algún tiempo, y las personas finalmente se dieron cuenta de que es posible construir grandes empresas de tecnología en América Latina y expandirlas a nivel mundial. Son empresas como Gymass o Nubank, que estaban destinadas a ser empresas globales desde el principio. Creo que este es un momento muy interesante.

LABS: Algunos de los inversores en Silicon Valley comenzaron a usar un enfoque más científico en lugar de usar el instinto. Clasifican los factores clave y los agregan a una estructura de análisis de decisiones para tomar mejores decisiones de inversión. ¿Utilizan algo así, o lo hacen más desde su experiencia con el capital riesgo en cuanto a evaluar las empresas?

RB: Intentamos evitar ser demasiado científicos al respecto. Al fin y al cabo, este es un negocio formado por personas y es muy difícil saber si la empresa, en una escala de diez puntos, merece un cinco o un seis o un siete. Creo que, en el momento en que se pone un número, se crea una falsa sensación de seguridad, porque a veces no se ha formulado bien la pregunta.

Tal vez sí, son fundadores con una visión, pero hay que ver cómo traducen esta visión en una cultura y comunican esta visión a su equipo. Esto es real. Es difícil evaluar con precisión todos los factores hiper detallados y las diferentes dinámicas sobre cómo se comportan las personas y cómo piensan, lideran e interactúan; poner un número no lo resolverá. Entiendo que es importante crear un mayor nivel de seguridad, pero, en mi opinión, esto realmente no se traduce en una mejor toma de decisiones.

LABS – Si utiliza su instinto de inversor veterano, ¿qué busca en una startup y en un equipo de fundadores? ¿Cuáles son las señales que le hacen sentirse seguro de que esta es la empresa en la que debe invertir?

RB – Creo que hay algunas cosas. Primero, un fundador debe ser capaz de articular su visión, hablar de lo que quiere construir, y demostrar que entiende el problema de sus clientes y que está tratando de encontrar algo más que una simple solución. Si entiende el problema, habla con sus clientes, quiere escuchar sus comentarios, y finalmente descubre algo que funciona y que resuelve ese problema.

Segundo, es cómo construye su equipo. ¿Está construyendo con pasantes que pueden ser súper inteligentes pero que tardarán años en progresar, o están construyendo con personas que ya saben cómo realizar la tarea en cuestión? ¿Son las mejores personas para cada tarea y están entusiasmadas? ¿El equipo cree en la visión del proyecto? ¿Son conscientes del problema que están tratando de resolver y trabajan bien juntos? ¿Cómo son como reclutadores y líderes? Estos son aspectos muy importantes que suelo mirar.

Tiendo a buscar fundadores analíticos, que puedan explicarme las cosas con números. Puede que tengan visión, pero hay que respaldarla con números: esto es lo que realmente me emocionará.

RODRIGO BAER, SOCIO DEL FONDO EARLY-STAGE DE SOFTBANK PARA AMÉRICA LATINA.

LABS – ¿Cree que la actual escasez de talentos, especialmente la falta de ingenieros capacitados en desarrollo de software e inteligencia artificial en Brasil y otras partes de América Latina, es un desafío? ¿Lo que mencionó acerca de poder escalar y globalizarse con el tiempo es un desafío mayor de lo que sería si no hubiera escasez de talentos en América Latina como ocurre hoy?

RB – Sin duda, esto es un problema. Hasta hace poco aquí los programadores, ingenieros y científicos cobraban menos que los mismos profesionales en California, por ejemplo. Esto está cambiando. Estamos observando una gran crisis. Es interesante. Todas las startups ahora se quejan de eso. No porque no puedan contratar brasileños, sino porque los están contratando empresas estadounidenses que les pagan en dólares. Esto tendrá múltiples efectos. Uno es el aumento del consumo de capital.

Lo segundo es que tenemos que empezar a buscar los pools de talento. Tendremos que ir a buscar en otra parte. Creo que generar más intercambio de talentos entre países será muy útil para acelerar el desarrollo de nuestras startups. La gran cantidad de desarrolladores que se necesita es un problema, y ​​es un problema que es necesario resolver lo más pronto posible.

Traducido por Adelina Chaves