Carlos Fernánez, el CFO y cofundador de Polymath Ventures. Foto: Divulgación.
Negocios

La cocreadora de startups Polymath Ventures apunta a Brasil y prepara un fondo mirando también hacia afuera de su propio estudio

Creada en 2012 en Bogotá y con una oficina en la Ciudad de México desde 2017, Polymath Ventures ya cofundó seis empresas en la región y recaudó más de US$ 50 millones en inversiones para ellas. En los próximos dos o tres años, quiere entrar en el mercado brasileño

Read in englishLer em português

Según Carlos Fernández, CFO de Polymath Ventures, la empresa surgió mucho antes de que el concepto de venture building se popularizara en América Latina. «Creada a fines de 2012 por Wenyi Cai, Polymath se describía a sí misma como una ‘constructora de empresas’. Nuestro modelo ha evolucionado [desde entonces], pero nuestro principal objetivo sigue siendo la clase media latinoamericana [de más de 310 millones de personas]. Cuando empezamos, nuestro negocio era mucho más offline que online. Hoy, es casi puramente digital. Estamos construyendo más rápido porque las empresas también están escalando más rápido”, dijo Fernández en una entrevista exclusiva con LABS. Tras haber cofundado seis empresas en la región, Polymath tiene la intención de abrirse camino en el mercado brasileño en los próximos dos o tres años. La empresa también está dando sus primeros pasos en inversiones más allá de su propia cartera.

Concebida en Bogotá, Colombia, Polymath abrió una oficina en Ciudad de México en 2017. “Siempre hemos tratado de crear empresas que puedan navegar por la región. Por eso, después de Bogotá, el salto natural fue México, pero no nos vemos operando presencialmente en más de tres países de la región”. Así, Fernández le dijo a LABS que Brasil es el próximo mercado que explorará Polymath en los próximos dos o tres años. «El ecosistema brasileño ha estado más del lado B2B que del lado B2C. Polymath es completamente B2C, por lo que podemos aportar nuestra experiencia en la creación de negocios B2C en términos de comprender cómo funciona este tipo de negocio y la tecnología [detrás de él].»

LEE TAMBIÉN: Por primera vez en 12 meses las startups latinoamericanas no llegaron a recaudar US$ 1.000 millones, muestra el balance de marzo de Sling Hub

Antes Polymath tardaba más tiempo en lanzar nuevos negocios, pero ahora cree que puede cocrear una o dos nuevas empresas al año. De hecho, fue lo que hizo en 2021.

La cartera de Polymath es conformada actualmente por:

  • Aflore, una red de venta directa de servicios financieros, especialmente préstamos, a aquellos que no tienen acceso al sector bancario formal en Colombia. Fundada en 2014, recaudó una pre-Serie B de US$ 6,6 millones en febrero del año pasado con la participación de Amador Holdings, Unreasonable Capital y otros accionistas existentes, entre ellos Polymath. A mediados de 2020, Aflore ya había recaudado una financiación de debt venture de US$10 millones de Accial Capital;
  • Autolab, también fundada en 2014 en Bogotá, es una de las principales plataformas de autopeças y reparación de automóviles de América Latina. Lo hace en sociedad con dueños de tiendas independientes dispuestos a vender más y mejor a través de la tecnología. Aterrizó en México en 2021 y pretende operar próximamente en Perú y Brasil;
  • Elenas, una plataforma de social commerce, lanzada durante el TechCrunch Startup Battlefield 2018, que empodera a las mujeres empresarias ayudándolas a lograr su independencia financiera. Tras recaudar US$ 8 millones desde su fundación, cuenta con más de 550.000 vendedores que utilizan sus herramientas, que van desde la formación directa de inventario y la negociación directa de más de 80.000 productos a precios mayoristas hasta el acceso a servicios de logística y pago. Opera en Colombia y México;
  • Ropstar, un marketplace de tiendas de ropa de segunda mano (más de 500 de toda Colombia) lanzado en 2021;
  • Y Tani Salud, un marketplace también fundado en 2021 que tiende un puente entre pacientes de clase media y médicos y cirujanos. En marzo recaudó una ronda pre-semilla de US$ 700.000 con Polymath y otros fondos e inversores individuales.

LEE TAMBIÉN: Con una tesis de impacto, Positive Ventures busca startups comprometidas con desafíos sociales y ambientales urgentes

Wenyi Cai y Carlos Fernández, cofundadores de Polymath Ventures. Foto: Divulgación.

Detrás de la metodología de Polymath Ventures

Lo que hace Polymath primero es definir conceptos de áreas e industrias que concentran la mayor parte de los problemas de la clase media latinoamericana. La inclusión financiera, el emprendimiento femenino y la movilidad son algunas de estas áreas.

En la segunda etapa del método Polymath, un equipo de unas seis personas profundiza en los conceptos durante unos tres o cuatro meses, buscando áreas de oportunidad (es decir, productos y servicios).

“A partir de esta etapa, pasamos a definir los proyectos piloto, definiendo el que se ve más prometedor. Antes de lanzarlo, buscamos a los fundadores, a las personas con talento que creemos que encajan en el proyecto, para que podamos lanzarlo junto con ellos», explicó Fernández.

Esto significa que en los primeros días de una startup creada por Polymath, el 80% de su equipo será conformado por los empleados de la empresa que ya tienen experiencia en este proceso de lanzamiento. A medida que la empresa confirma y consolida su market fit y crece, el equipo de Polymath se reduce, desempeñando cada vez menos tareas y actuando cada vez más como soporte, para áreas como back office, adquisición y desarrollo de talentos y marketing.

Establecer una buena gobernanza también es crucial para que la empresa se sostenga por sí misma. Por lo tanto, la evolución natural del papel de Polymath en sus empresas es el de «cofundador», luego «apoyador» y «asesor», y finalmente «accionista».

LEE TAMBIÉN: Cómo es la estrategia de Y Combinator en América Latina

Los planes de Polymath para operar también con capital de riesgo

Además de participar en algunas rondas Seed y Series A de las startups que cofundó, en junio Polymath planea lanzar un fondo destinado a inversiones en etapa inicial (pre-Seed y Seed) en empresas fuera de su estudio.

«Este fondo de capital de riesgo es principalmente (80%, diría yo) para empresas externas, es decir, no coconstruidas por Polymath. El otro 20% será accesible para las startups del estudio siempre que un inversor profesional e independiente lidere las rondas», destacó Fernández. Según el, Polymath cree en el desarrollo de su propio modelo de VC, es decir, no solo enfocado en la diversificación de la cartera sino enfocado en los segmentos e industrias que Polymath conoce bien. Una especie de fondo «hands-on», como describió el CFO de la empresa.

Fernández no reveló el tamaño del fondo ni la cantidad de startups en las que Polymath planea invertir a través de él. En los próximos meses se esperan más detalles.

Polymath también tiene la intención de crear vehículos de inversión con fines especiales para participar en rondas de startups en una etapa más avanzada de crecimiento y que Polymath «conoce bien».

(Traducido por Adelina Chaves)

Keywords