Sezzle llega a Brasil con su solución BNPL
O time da Sezzle no Brasil. Foto: Divulgação
Negocios

Estadounidense Sezzle debuta en Brasil con su solución BNPL para pequeñas y medianas empresas

La startup estadounidense ve al país como la puerta de entrada al creciente mercado de BNPL en América Latina

Read in englishLer em português

La startup norteamericana Buy Now Pay Later (BNPL) Sezzle acaba de anunciar su llegada a Brasil para competir por una parte del creciente mercado de soluciones BNPL dirigidas a pequeñas y medianas empresas. Fundada por Charlie Youakim, Paul Paradis y Killian Brackey y recientemente adquirida por la australiana Zip, Sezzle considera el país como una puerta de entrada a América Latina.

La operación en Brasil será liderada por João Pedro Teles (CEO), Leonardo Villanova (CMO), Tiago Cajahyba (CTO) y Carlos Leão (CFO) y contará con una inversión inicial de BRL 7 millones. La startup prevé invertir otros BRL 15 millones en el segundo año y otros BRL 25 millones en el tercero. En entrevista con LABS, Teles explicó que la estrategia de la fintech es financiar su operación en el país buscando recursos de inversionistas que aporten capital en Brasil y América Latina. “Nuestro plan es realizar la primera ronda para el primer trimestre de 2023. Antes de eso habrá una inversión proveniente de la empresa matriz estadounidense, y luego vendrá de los fondos recaudados aquí”.

LEE TAMBIÉN: Colombiana ADDI recauda 75 millones de dólares para escalar la solución Buy Now Pay Later en Brasil

Sezzle inicia su operación en Brasil con la integración con la plataforma Tiendanube, lo que significa que el BNPL de la fintech puede ofrecerse como una opción de pago a los clientes de los  más de 90.000 minoristas que utilizan esta plataforma de comercio electrónico. La empresa prevé conquistar más de 500 minoristas asociados y 10.000 usuarios en los próximos doce meses y, en tres años, alcanzar un volumen general de ventas de BRL 470 millones, lo que debe generar unos ingresos entre BRL 30 millones y BRL 35 millones al año.

“El verdadero BNPL”

Para escalar la operación, Sezzle apuesta por lo que llama “el verdadero BNPL”. Teles argumenta que cuando el BNPL empezó a ganar protagonismo en otros países, en Brasil una parte del mercado se apresuró a decir que no había nada nuevo en el producto, que era el viejo plan de cuotas reempaquetado, cuando, de hecho, hay diferencias fundamentales entre los dos productos.

“BNPL irrumpió en el mercado atendiendo a un segmento del mercado con un producto de bajo costo y un ciclo de pago corto, de 45 días a dos meses. Fue un gran éxito porque, si bien siempre ha habido el financiamiento de largo plazo para bienes como inmuebles o préstamos estudiantiles, la financiación a plazos para bienes de consumo no era habitual. Fue un éxito sobre todo con una parte de la población que no tenía acceso a otros medios de financiamiento y cuotas”, explicó.

LEE TAMBIÉN: Habi recauda US$ 75 millones en líneas de crédito un mes después de la Serie C de US$ 200 millones

En opinión del CEO, además de promover el acceso al crédito a la parte de la población que no cumple los criterios para obtener una tarjeta de crédito o contratar un plan de cuotas tradicional, el principal diferencial del BNPL clásico es que no se cobran intereses sobre las cuotas ni costos fijos de utilización.

En el caso del BNPL de Sezzle, solo se aplican dos tarifas al consumidor: una tasa de BRL 10 para reactivar la cuenta bloqueada por incumplimiento y otra de BRL 20 para reprogramar las cuotas (la primera reprogramación es gratuita), para evitar el bloqueo de la cuenta. Según la startup, el bloqueo de la cuenta en caso de retraso en el pago de una cuota pone freno al sobreendeudamiento del consumidor y fomenta el uso responsable del saldo disponible.

Sezzle entiende que el BNPL clásico sirve para ofrecer una alternativa al consumidor, para facilitar el pago, pero sin fomentar un comportamiento irresponsable con el crédito.

João Pedro Teles, CEO de Sezzle en Brasil

Los ingresos generados por estas dos tarifas cobradas a los usuarios sólo representan entre el 15% y el ​​20% de los ingresos totales de la startup; la mayor parte proviene de la tarifa fija que pagan los comerciantes asociados. Así, la startup gana por el volumen de pymes que logra llevar a su plataforma.

El ticket promedio de Sezzle es de BRL 400, un saldo que el usuario puede usar en cualquier tienda que ofrezca el BNPL de la fintech como opción de pago en la caja. El comerciante, por su parte, recibe un pago como si el cliente hubiera hecho una compra al contado, descontando únicamente la tasa de servicio de la plataforma.

LEE TAMBIÉN: Con más de 2,1 millones de clientes, la tarjeta de crédito es sólo el inicio para Nu México

Momento propicio y público objetivo

Villanova explicó que, más que una opción de pago, Sezzle quiere ser un acelerador de ventas para las pymes que se inician en el mundo digital, al mismo tiempo que atrae a una audiencia de consumidores jóvenes y muy digitalizados. “Este es un momento muy propicio. La pandemia ha acelerado la digitalización del comercio minorista y atrajo a muchos nuevos minoristas a Internet. Así que, por un lado, tenemos este contingente de nuevos negocios digitales, y por otro, tenemos un contingente creciente de consumidores nativos digitales, de la Generación Z, que también es nuestra principal audiencia en otros países”.

Pero, además del consumidor gen-z, Sezzle sabe que el mercado brasileño tiene peculiaridades socioeconómicas que hay que tener en cuenta. “Queremos construir una base de tiendas asociadas que no solo cumplan con este perfil generacional. Brasil tiene muchos trabajadores informales, con ingresos irregulares. Queremos que Sezzle sea una opción para que este consumidor pueda comprar y por eso vamos a buscar un mix de tiendas y productos que satisfaga las demandas de este público, como, por ejemplo, los distribuidores de cilindros de gas”, dijo Teles.

(Traducido por Adelina Chaves)

Keywords