Foto: Captura de pantalla/página web de Starton Therapeutics
Negocios

Un mexicano busca 2,500 inversionistas para su startup contra el cáncer

Requiere 20 millones de dólares para continuar con su empresa que desarrolla una tecnología para prolongar y mejorar la vida de las personas con esa enfermedad

Read in englishLer em português

“El no ya lo tienes, ve por el sí”, dice un viejo adagio que aplica bien a los emprendedores que buscan levantar capital. Pero conseguir el sí implica más que un mero deseo. 

Esa es la experiencia del mexicano Pedro Lichtinger, CEO y presidente de Starton Therapeutics, que en cuatro años obtuvo ya 27 millones de dólares de 250 inversionistas. “Fue con sangre, sudor y lágrimas, cientos de presentaciones con pequeños bancos, reunir grupos para atraer gente que tiene dinero, fondos familiares”, comparte el emprendedor sobre cómo reunió los recursos. 

Pero no son suficientes. Ahora debe obtener 20 millones más para continuar con la siguiente etapa de crecimiento, decisiva para probar la viabilidad del negocio y cotizar en la bolsa dentro de 10 meses. Su estrategia no contempla la inversión fondos de capital ni contratar deuda, sino la participación directa de unos 2,500 inversionistas. 

LEER TAMBIÉN: Flat, el pequeño gigante que quiere revolucionar el sector inmobiliario en México

Lichtinger inició su startup de biotecnología en 2017, en buena parte motivado en ayudar a su hermano diagnosticado con cáncer y metástasis hace siete años, y a millones como él. Sus mayores fortalezas son su pasión por el desarrollo de tecnología para la salud, 35 años de experiencia en la industria farmacéutica –la mayoría como alto ejecutivo en Pfizer—y un equipo de reconocidos científicos.

Starton Therapeutics promete mejorar la calidad de vida y longevidad de los enfermos con cáncer mediante una tecnología transdérmica –un parche– que sirve como vehículo para administrar medicamentos que ya probaron su eficacia en pacientes con la enfermedad. Esa forma de administración logra ampliar la potencia y reducir los efectos secundarios de los remedios. 

Aunque tiene cinco programas con distintos fármacos en fase experimental, uno ya tuvo éxito en la fase con animales. Se trata del Revlimid, medicamento que usan personas con cáncer en la sangre.

“Los animales que no recibieron medicina, a los 28 días fallecieron; los animales con Revlimid, (administrado tradicionalmente) a los 52 días fallecieron; los animales con nuestro tratamiento a los 100 días seguían vivos y el 20% libres de cáncer”, refiere el emprendedor. 

El uso del parche permite una liberación prolongada, y reduce hasta en 70% el uso del medicamento, lo que disminuye los efectos secundarios. “Revlimid se administra cada 24 horas, para cuando estás en la hora 14 ya no tienes medicamento en tu organismo y las células cancerígenas tienen espacio para desarrollar resistencia.  Con un parche que te colocas en el hombro por 7 días todo el tiempo se libera el medicamento”.

LEER TAMBIÉN: BioElements, la startup chilena que quiere cambiar la industria del empaque en América Latina

La FDA, la autoridad sanitaria en Estados Unidos, incluso, aprobó ya el diseño de las pruebas en humanos, las cuales podrían iniciar para mediados de 2022. Y cuatro meses después podría saberse si el desarrollo funciona o no.

“Los momentos de inflexión de valor, son los momentos de éxito científico, cuando tienes datos que prueban las hipótesis que estás comprobando”, dice Pedro Lichtinger. 

Más que un reality show

Con ambas victorias empezó su estrategia para conseguir el siguiente tramo de fondeo. Parte de ella fue participar en un reality show, Unicorn Hunters, en el cual un panel de inversionistas apuesta por negocios que prometen convertirse en “unicornios”, es decir tener valuaciones de más de 1,000 millones de dólares. Además, el programa sirve como vitrina para llamar la atención de más inversionistas. 

En su presentación, advirtió que la oferta publica inicial lo llevará a recaudar 50 millones de dólares y llegar a una valuación de 700 millones de dólares, lo cual levantó la ceja de uno de los panelistas quien le preguntó ¿cómo llegará a ser unicornio?

Lichtinger respondió: después de la fase dos, es decir de la experimentación en humanos. Si tiene éxito, la multiplicación de la inversión será exponencial. “Cuando lleguemos a humanos (si es efectivo) tendremos un aumento en el volumen, y verás duplicado tu dinero en 9 a 18 meses. Y si tienes paciencia hasta en 100%”, respondió. 

LEER TAMBIÉN: La startup Yana brinda apoyo en salud mental a 6 millones de personas

El negocio potencial es enorme. Solo de las ventas del desarrollo con Revlimid podría generar ingresos por 3,000 millones de dólares el primer año.  Según la Organización Mundial de la Salud, en 2020 se contabilizaron 19.3 millones de personas con cáncer en el mundo.

Lichtinger logró convencer a tres de los siete panelistas para invertir. 

“Nuestro sueño es convertir el cáncer en solo una enfermedad crónica, como el SIDA. Hoy en día tienes hasta 8 años de extensión de vida, y la calidad de vida es comprometida tanto por el cáncer como por los medicamentos. Eso es lo que queremos cambiar”, dice el emprendedor mexicano.

Keywords