Los fundadores de Tull: Nicolás Villegas, Juan Carlos Narvaez y Enrique Villamarin
Los fundadores de Tull: Nicolás Villegas, Juan Carlos Narvaez y Enrique Villamarin. Foto: Divulgación.
Negocios

Colombiana Tul llega a Brasil para conectar e impulsar pequeños comercios de materiales de construcción

Fundada en 2020, la plataforma de comercio electrónico de materiales de construcción ya funciona en Colombia, México y Ecuador; con una Serie B de US$ 181 millones, ahora debuta en Brasil y quiere ser el próximo unicornio de América Latina

Read in englishLer em português

Impulsada por el buen momento del sector de la construcción en los mercados emergentes, la colombiana Tul, una plataforma de comercio electrónico B2B que atiende a la cadena de suministro de materiales de construcción, arranca 2022 desembarcando en Brasil con respaldo financiero tras asegurarse una serie B de US$ 181 millones en una ronda liderada por la firma de capital riesgo 8VC y acompañada por Avenir Growth Capital.

Brasil es el cuarto mercado de la startup Tul. Fundada en marzo de 2020 en Bogotá, Colombia, por Enrique Villamarin (CEO), Juan Carlos Narvaez (CGO) y Nicolás Villegas (CTO), la empresa ya ha llevado su negocio a México, donde está presente en Ciudad de México y Guadalajara; y a Ecuador, donde opera en siete ciudades.

LEE TAMBIÉN: Startups que se convirtieron en unicornios en América Latina en 2021; lista

En Brasil, Tul comienza a operar en el Gran São Paulo y tiene previsto empezar a funcionar en la región metropolitana de Río de Janeiro y de Belo Horizonte a fines de este año. El objetivo es llegar a tener 10.000 clientes en Brasil en el primer año de funcionamiento en el país.

La rápida expansión, explicó Bruno Raposo, country manager de Tul en Brasil, en una entrevista con LABS, se debe a una combinación acertada: la startup opera en un sector que ha innovado muy poco en los últimos 100 años y es poco explorado por las startups en América Latina. Además, su modelo de negocio responde a una vieja demanda de los mercados emergentes de América Latina.

Bruno Raposo, country manager de Tul en Brasil. Foto: Divulgación.

Nuestro cliente es el pequeño empresario que vive en regiones alejadas de los grandes núcleos urbanos, en lugares en que hay mucho movimiento de construcción de viviendas y microempresas. A su vez, sus clientes son aquellas personas que van a construir sus propios inmuebles. En estos pueblos, nuestro cliente es un facilitador de uno de los principales activos del lugar, que son los inmuebles cuyos propietarios son sus clientes. Tul tiene este enfoque social, de abordar a través de la tecnología una parte de la sociedad que está menos expuesta a la innovación

Bruno Raposo, country manager de Tul en Brasil.

La startup vio una oportunidad en las fallas que afectan a la cadena de suministro para los pequeños comercios de materiales de construcción ubicados en regiones alejadas de las grandes ciudades. Se trata de comercios poco digitalizados, con muchas de sus operaciones de stock y facturación realizadas de manera analógica. Además, debido a su pequeña escala y ubicación, estos negocios carecen de poder de compra y enfrentan dificultades para adquirir productos de los distribuidores y proveedores tradicionales.

LEE TAMBIÉN: UBITS parece haber aprendido la fórmula correcta para atrapar la atención de los trabajadores latinoamericanos

Tul funciona como una ventanilla única B2B para materiales de construcción. La startup compra todo tipo de artículos de construcción – “De la A a la Z, desde tornillos hasta barras de refuerzo”, dijo Raposo – a varios proveedores y marcas y revende este catálogo de productos en su propia plataforma de comercio electrónico a precios y condiciones competitivos. Tul tiene grandes almacenes propios – al menos uno en cada ciudad en que está presente -, y se encarga de toda la logística y la operación de entrega de última milla, con la promesa de entregas en un día.

A través de la aplicación, los comercios de materiales de construcción pueden realizar compras de stock en una sola plataforma, eliminando del proceso el contacto con decenas de distribuidores y el requisito de pedido mínimo, una práctica muy común en el sector. Además, a través de Tul SuperApp, los clientes de la startup tienen acceso a la financiación para la compra de materiales y al flujo de facturación y seguimiento de pedidos hasta la entrega.

La startup trabaja en sociedad con algunos de los mayores proveedores de materiales de construcción, como Gerdau, ArcelorMittal, Ternium, Sika, Amanco Wavin, Henkel, Belgo Bekaert, Tigre, Tramontina, Bosch y Cemex, entre otros.

LEE TAMBIÉN: ¿Qué esperar del ecosistema de startups de América Latina en 2022?

A punto de cumplir dos años de funcionamiento, Tul ya cuenta con alrededor de 40.000 clientes registrados en su plataforma y ya ha gestionado US$ 60 millones en ventas. La startup no revela su facturación.

Los fondos recaudados en la Serie B se invertirán principalmente en apoyar la operación brasileña. “Brasil es el mercado más grande de América Latina y la proyección es que será el mercado más grande de Tul. Vamos a entender qué tan rápido podremos brindar un acceso más eficiente al stock de productos y servicios de valor agregado a los pequeños comercios locales de construcción. La empresa se capitaliza para crecer al ritmo que tenga sentido para nuestro mercado”, concluyó Raposo.

Traducido por Adelina Chaves