Agustina Fainguersch es cofundadora de Wolox e ahora directora regional de Meta.
Agustina Fainguersch es cofundadora de Wolox e ahora directora regional de Meta. Foto: Divulgación/Wolox.
Sociedad

Emprendedoras latinas en foco: Agustina Fainguersch, una ingeniera de software argentina en Silicon Valley

En la segunda historia de nuestra serie sobre mujeres emprendedoras que toman el liderazgo en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM), hablamos con Agustina Fainguersch, cofundadora de Wolox, que es parte de Accenture e nueva directora regional de Meta para América del Sur de habla hispana y Miami

Read in englishLer em português

Agustina Fainguersch es cofundadora de Wolox, una empresa de desarrollo de software con sede en San Francisco, California y oficinas en Argentina, Chile, Colombia, México y Nueva York, que fue adquirida por Accenture en enero de 2021. Cuando habló con LABS, Fainguersch era también CEO de Wolox, pero poco después de esta entrevista fue nombrada directora regional de Meta para América del Sur de habla hispana y Miami. Ella asumiría el cargo este mes de marzo.

Fundada hace 10 años en Argentina por un grupo de jóvenes egresados ​​de ingeniería de software, desde un principio Wolox se enfocó en ayudar emprendedores establecidos a convertir sus ideas en productos digitales.

“Decidimos unir fuerzas y creamos Wolox”, dijo Fainguersch. “De esa manera, estas empresas podrían acceder a la experiencia de todo un equipo de ingeniería para convertir sus ideas en productos de software y usar la tecnología como una herramienta para resolver sus problemas.”

Como resultado, Wolox ha ayudado a construir muchas empresas desde cero, guiando a los clientes en cada etapa desde el diseño y desarrollo de software, pasando por la optimización de UX/UI y el lanzamiento de productos viables mínimos (MVP), hasta la escala de productos y servicios digitales.

LEE TAMBIÉN: Emprendedoras latinas en foco: Rosalba Reynoso la pionera del software

“Nos hemos convertido en expertos en lo que llamamos diseño empresarial digital [digital business design] – la intersección entre la tecnología, los negocios y la experiencia del usuario”, dijo Fainguersch.

Antes de unirse a Accenture, el 36% del equipo de ingenieros de Wolox estaba formado por mujeres. En la dirección de la empresa, la proporción de mujeres era aún mayor y oscilaba entre el 50% y el 53%.

“Era más fácil encontrar mujeres para puestos de liderazgo que encontrar ingenieras de software”, dijo Fainguersch. “No estoy muy orgullosa de esa proporción del 36%, pero estoy muy orgullosa del esfuerzo que hemos realizado para llegar a ese número.”

Esta fue una de las razones por las que Wolox decidió unirse a Accenture, porque de esa manera la empresa podría tener una mayor cantidad de ingenieras y mantener su número en puestos de liderazgo.

“Fue inspirador ver que una empresa tan grande como Accenture realmente se preocupaba por estos índices y lograba objetivos que nosotros, como una empresa más pequeña, no habríamos podido alcanzar”, dijo Fainguersch.

En la escuela, Fainguersch siempre disfrutó más de las clases de ciencias, matemáticas, química y física que de cualquier cosa relacionada con las artes y las humanidades.

Por eso, cuando llegó el momento de ir a la universidad, decidió cursar ingeniería de software, porque el software le permitía crear y escalar productos de forma rápida y eficiente, además de ser una poderosa herramienta para generar cambios positivos.

“Quería hacer grandes cosas y, como ingeniera de software, no tendría que limitarme a una sola industria”, dice Fainguersch. “Podría no conocer la industria y crear productos que cambiaran realidades y mejoraran la vida de las personas.”

LEE TAMBIÉN: BID Lab crea programa para acelerar startups lideradas por mujeres en América Latina y el Caribe

Contraste en el estilo de liderazgo

Fainguersch describe su estilo de liderazgo como entusiasta, orientado a las personas, orientado al equipo y alimentado por ideas audaces.

No me gusta trabajar sola. Uso mi esfera de influencia para crear equipos de alto potencial que apuntan alto y mantienen los pies en la tierra. Prefiero equipos que sepan construir paso a paso y entiendan el impacto que generan

Agustina Fainguersch, cofundadora de Wolox y directora regional de Meta para América del Sur de habla hispana y Miami.

Los estilos de liderazgo varían de persona a persona, pero, en general, hay una clara diferencia entre la forma de liderar de las mujeres y los hombres. Los equipos están formados por personas y no simplemente por profesionales. Fainguersch dice que las mujeres líderes tienden a estar más atentas tanto al bienestar personal como al bienestar profesional de los miembros de su equipo.

“Veo a muchas mujeres fundadoras construyendo empresas como si fueran sus bebés”, dijo Fainguersch. “Cuidar mucho es bueno, pero puede hacer que las decisiones difíciles –como dejar la empresa o despedir a alguien porque no está funcionando –, sean aún más difíciles.”

Aún así, cuando se trata de construir y trabajar con equipos de alto rendimiento, Fainguersch cree que los beneficios de la empatía superan las desventajas.

Desafíos de liderar equipos STEM

Ya es 2022 y todavía no vemos a muchas CEO mujeres dirigiendo grandes empresas. Aunque 2021 estableció un récord (41 mujeres liderando empresas en Fortune 500), esto significa que sólo el 8,1% de las empresas en esta lista son dirigidas por mujeres. Y ninguna de ellas es latinoamericana.

Una encuesta entre las 50 empresas tecnológicas más grandes del mundo reveló que sólo una de cada 10 tiene una CEO mujer. Es muy poco.

Esto también plantea una pregunta: ¿cuáles son los desafíos que enfrentan las mujeres cuando lideran una empresa en una industria dominada por hombres como la tecnológica? Como muchas preguntas incómodas en la vida, la respuesta es: depende de las circunstancias.

Las circunstancias de Fainguersch no son muy comunes. Cofundó su propia empresa de tecnología y luego Wolox decidió unir fuerzas con Accenture, uno de los 10 principales proveedores de servicios de tecnología del mundo, encabezada por la presidenta y CEO Julie Sweet.

La mayoría de los desafíos a los que me enfrento están fuera de la empresa, probablemente porque elegí trabajar con Accenture, una empresa que apoya a las mujeres en puestos de liderazgo. Fuera, veo muchos prejuicios inconscientes – hombres que ni siquiera se dan cuenta de que no están siendo inclusivos

AGUSTINA FAINGUERSCH, COFUNDADORA DE WOLOX Y DIRECTORA REGIONAL DE META PARA AMÉRICA DEL SUR DE HABLA HISPANA Y MIAMI.

Para Fainguersch, un gran ejemplo de esta realidad sucede cuando se negocia con los clientes, porque a menudo a los clientes masculinos les cuesta creer que tendrán que tratar con una mujer.

“No es intencional, simplemente no es parte de su mentalidad”, dice. “Tenemos mucho trabajo por hacer para cambiar esa mentalidad.”

Parte de ese trabajo implica animar a más mujeres a pensar en trabajar en tecnología. Esta es una misión en la que Fainguersch cree y apoya activamente. Antes de unirse a Accenture, Wolox se asoció con Microsoft y EIDOS en una iniciativa llamada Plan Azurduy.

Dirigido a madres solteras, Wolox diseñó un curso de habilidades tecnológicas que les permitió trabajar en el área de control de calidad. El programa se centró en ayudarlas a desarrollar habilidades como la adaptabilidad, la creatividad, el liderazgo y la resiliencia. Después de eso, la compañía las ayudó a conseguir un buen trabajo dentro de sus conexiones.

“Fue una extraordinaria oportunidad de colaboración”, dijo Fainguersch. “Conocí a muchas mujeres que pasaron por el programa y Accenture las contrató unos años después. Fue maravilloso.»

Como parte de Accenture, Wolox colabora en una iniciativa llamada Technoloshe. Diseñado para ayudar a cerrar la brecha de género, el programa ofrece becas para mujeres que siguen carreras en STEM. Además de la ayuda económica, Technoloshe brinda tutoría a lo largo de la carrera universitaria.

“No se trata de uno o dos programas; hay muchas iniciativas para inspirar y capacitar a las mujeres para que se conviertan en líderes”, dijo Fainguersch. “Comienza en la cima, pero la mentalidad de inclusión impregna toda la organización. Estoy increíblemente orgullosa de esta parte de Accenture, y es una de las razones por las que hemos decidido unirnos a ella.”

LEE TAMBIÉN: LAVCA: número de mega-rounds en América Latina pasa de 1 a 12 en 2021

Una necesidad urgente de cambiar las percepciones

Nacida en Argentina, Fainguersch pasó sus años de formación empresarial en Silicon Valley. Con sus pies como empresaria firmemente plantados en Estados Unidos y América Latina, considera que la forma en que hombres y mujeres ven el papel de la mujer en puestos de liderazgo y en STEM en las dos regiones es muy diferente.

En América Latina, señaló, el principal problema es una forma dual de pensar. La mayoría de las mujeres no piensan en luchar por el liderazgo y la mayoría de los hombres no piensan en elegir mujeres para liderar.

“Tenemos que cambiar pronto esta mentalidad”, dijo Fainguersch. “Estamos casi una década por detrás de los Estados Unidos y necesitamos aumentar tanto la cantidad de mujeres capacitadas en liderazgo como la cantidad de hombres dispuestos a elegir mujeres para los puestos de liderazgo.”

Los debates permanentes sobre si las mujeres deben liderar o incluso ingresar a los campos STEM – argumentos que siguen siendo muy comunes en Estados Unidos – restan valor a un trabajo que produce un valor real para todos. Acelerar la inclusión y las iniciativas que respaldan ese objetivo es lo que Fainguersch denomina línea de base o meseta.

“Es lo mínimo que necesitamos para construir cosas que realmente cambien la vida de las personas, cambien las industrias y transformen la realidad”, dice ella. “Y es esencial contar con equipos y puntos de vista diversos. De lo contrario, creamos productos totalmente sesgados.”

Esta necesidad urgente surge en un momento en que la tecnología está en alza en toda América Latina. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) proyecta que para 2025 la industria de desarrollo de software generará más de 1,2 millones de empleos en la región. Teniendo en cuenta que América Latina ha perdido 26 millones de empleos debido al COVID-19, esto representa una gran oportunidad para ayudar a impulsar su recuperación económica.

Esta es una de las principales razones por las que cree que es importante confrontar y eliminar este sesgo inconsciente en la contratación, así como apoyar a las organizaciones que invierten tiempo y dinero en reclutar, capacitar y asesorar a mujeres que desean ingresar en la industria tecnológica.

Proporcionar modelos a seguir es otra pieza esencial del rompecabezas de la inclusión, razón por la cual Fainguersch accedió a realizar esta entrevista con LABS. Esto está relacionado con el objetivo de cambiar la mentalidad de hombres y mujeres.

Poner el foco en las mujeres latinoamericanas que trabajan en STEM aporta un enorme valor. Si las personas nunca ven a mujeres exitosas en STEM, resulta más difícil que las mujeres vean un camino para ellas mismas y más difícil que los hombres acepten que las mujeres son parte de ese camino.

AGUSTINA FAINGUERSCH, COFUNDADORA DE WOLOX Y DIRECTORA REGIONAL DE META PARA AMÉRICA DEL SUR DE HABLA HISPANA Y MIAMI.

Fainguersch da un consejo importante a las mujeres que se plantean una carrera en STEM: “No pienses demasiado, solo empieza. Yo era la única mujer en mi grupo de ingeniería y pensaba, ‘¡Dios mío, no voy a lograrlo!’ No fue fácil, pero valió la pena.”

Traducido por Adelina Chaves

Keywords