Negocios

En dos años, Tembici registró un aumento del 34% en el uso de bicicletas compartidas en América Latina

Un estudio de Tembici basado en datos internos y en una encuesta con más de 5.700 usuarios muestra que la micromovilidad también es algo que llegó para quedarse en la pospandemia

Foto: Divulgación.
Read in englishLer em português

En el caso de Tembici, una startup de micromovilidad y bicicletas compartidas, la expresión “después del ascenso, la caída” podría usarse al revés. Al igual que el comercio electrónico y el streaming, los servicios de la startup también se subirán a la buena ola de la digitalización y el cambio de hábitos impulsado por la pandemia del COVID-19. En el caso de la micromovilidad, esto sucedió precedido de una pequeña gran caída de la demanda, la misma que acabó con las operaciones de apps como Uber durante unos meses, al inicio de la crisis sanitaria.

Esta es una de las conclusiones de un estudio que realizó Tembici sobre el estado de la micromovilidad, en particular de las bicicletas compartidas, en América Latina, utilizando no solo datos propios sino también de otros sistemas disponibles en la región, que se publica este lunes (23). “Saber cuál es el lugar de Tembici [en el mercado] siempre lo supimos, por supuesto, porque eso es fundamental para nuestra actividad. Pero el estudio nos permitió ver cuánto cambiaron realmente los hábitos y también darnos cuenta de que conocer Tembici es, de hecho, conocer el uso de bicicletas compartidas en esta región”, dijo el jueves pasado a LABS, Carolina Rivas, CIO de Tembici.

LEE TAMBIÉN: Siempre en busca de nuevas formas de ocupar sus bicicletas, Tembici ve crecer sus ingresos un 40% en 2021 y quiere duplicar los resultados este año

Actualmente, Tembici es el mayor operador de bike sharing de América Latina en número de sistemas, cantidad de bicicletas disponibles (incluidas las 2.500 del programa iFood Pedal, una asociación con la aplicación de entrega iFood que comenzó en 2020) y volumen de viajes.

Según el estudio de la startup, la región en su conjunto cuenta con algo más de 45.500 bicicletas compartidas, 18.800 de las cuales son de Tembici. En los países donde opera la startup, Argentina, Brasil y Chile, Tembici concentra el 72% de la oferta de equipos. En total, América Latina cuenta actualmente con 75 sistemas de bicicletas compartidas disponibles en 13 países, de los cuales el 33% (25) están en Brasil. Colombia, México y Argentina, con 20%, 17% y 13%, respectivamente, aparecen a continuación en la encuesta.

Estos números representan, según Tembici, algo todavía muy lejos del potencial real de la micromovilidad en la región. “El potencial del territorio es aproximadamente 15 veces mayor que el actual, cuando hablamos de la cantidad de bicicletas que circulan por las calles”, dijo Rivas.

Además de la encuesta sobre el tamaño de la oferta de servicios de micromovilidad, el estudio de Tembici también abarcó una encuesta online con más de 5.700 usuarios, cuyos resultados se ponderaron según los datos generales de registro de uso para asegurar la representatividad de la información. A través de esta encuesta se pudo saber que la presencia femenina entre los usuarios de la startup (38%) es superior al promedio de ciclistas en los tres países donde opera la empresa. Para Rivas, esto también tiene relación con la razón por la que la gente en general elige usar Tembici: la comodidad.

“En las encuestas, el 39% de las personas dijo que la ‘comodidad’ es lo que las lleva a usar Tembici. Esto se traduce en varios aspectos, como no tener que ocuparse del mantenimiento de la bicicleta o incluso tener un lugar seguro para dejar el equipo. (…) Nos sorprendió la diversidad de usuarios y el hecho de que hubiera más mujeres usando bicicletas compartidas que bicicletas propias. Esto abre la posibilidad de una serie de acciones y políticas públicas”, destacó la CIO de Tembici.

Si se observan los datos internos de Tembici, se puede ver la caída de la demanda que golpeó a la startup al principio de la crisis sanitaria. Pero, a medida que se reanudaron las actividades también volvieron a utilizarse las bicicletas compartidas, con una tendencia al alza.

LEE TAMBIÉN: ¿Qué podemos aprender de la movilidad urbana colombiana?

“La gente vio a Tembici como una opción segura y a buen precio para volver a desplazarse. Si obviamos el peso de las personas con hasta dos salarios mínimos, que es donde entra la gran masa de repartidores de iFood Pedal, veremos que los usuarios también se distribuyen entre grupos de ingresos, lo que demuestra que las bicicletas compartidas son una solución para las personas de diferentes perfiles”, señaló Rivas.

En 2021, Tembici cerró el año con un aumento de más del 40% en los slots (fracciones de 15 minutos de uso de la bicicleta) con respecto a 2020 y de más del 4% con respecto a 2019. En número de viajes, el crecimiento fue del 34% sobre el inicio de 2019.

Este crecimiento también solo fue posible porque Tembici parece haber encontrado el modelo de negocio ideal para ofrecer servicios de micromovilidad. El año pasado, la startup vio crecer sus ingresos un 40% en comparación con el año anterior – cuando facturó BRL 100.000 – y quiere duplicar este resultado en 2022.

Los ingresos provenientes directamente del usuario, que representaron el 55% de los BRL 140 millones en 2021, son lo que impulsa la curva de crecimiento de Tembici. Pero la startup sólo empieza a operar, efectivamente, en una ciudad de más de 500.000 habitantes (el rango de corte de la startup) cuando puede contar con el patrocinio de una empresa asociada. Itaú, iFood y Mastercard son algunos de los socios de Tembici. Los ingresos recurrentes por publicidad, de anuncios expuestos en los paneles de las estaciones de Tembici durante ciertos períodos, también complementan los ingresos B2B de la startup.

A principios de este año, Tembici anunció su llegada a su cuarto país en América Latina. La empresa invertirá BRL 53 millones para implementar el sistema de bicicletas compartidas en Bogotá, capital de Colombia. El proyecto tiene una propuesta sin precedentes e incluirá 3.300 bicicletas, de las cuales 1.600 son eléctricas, y al menos 300 estaciones.

También es el objetivo de la startup implementar otras 10.000 bicicletas en su red para fines de 2022, y la mitad de esta nueva flota debe ser de bicicletas eléctricas (hoy, son solo 1.000).

EBANX LABS
Todo sobre el mundo de los negocios y la tecnología en Latinoamérica